Tratamiento del codo de tenista mediante EPTE®

portada

 

El codo de tenista, epicondilitis o epicondilalgia lateral es una patología que cursa con dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo, eminencia ósea que se encuentra en la parte lateral y externa de la parte inferior del húmero.

Aunque es denominada codo de tenista, esta patología no se restringe únicamente a los jugadores de tenis: cualquier persona que realice trabajos manuales que impliquen movimientos repetidos de supinación del antebrazo y extensión de muñeca es susceptible de sufrir la afección.

257443-P4GD2H-361

La incidencia máxima de la epicondilitis tiene lugar entre los 34 y 54 años. No se ha demostrado diferencia en frecuencia entre hombres y mujeres, pero la lesión es más frecuente en el codo que corresponde a la mano dominante. Además, existe una relación clara con ciertas actividades profesionales, como pueden ser la carpintería, carnicería o mecánica, así como la práctica de deportes de raqueta. El codo de tenista tiene como síntomas principales: dolor en la parte externa del codo (sobre el epicóndilo), dolor e impotencia funcional con los movimientos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, dolor a la palpación de la zona epicondílea y con acciones simples como elevar una botella, y también dolor al estiramiento de la musculatura extensora.

"El dolor suele ceder durante la noche y con el reposo".

La epicondilalgia lateral es provocada por movimientos repetitivos en los que se realiza la extensión de la muñeca y la supinación del antebrazo, lo cual ocasiona una tendinitis que afecta los tendones de los músculos que se insertan en el epicóndilo. En los procesos agudos se han observado cambios inflamatorios, pero estos están ausentes si la lesión se hace crónica. En estas fases crónicas se habla de tendinosis, proceso degenerativo de las fibras del tendón.3D male figure holding elbow in pain

El codo de tenista puede ser tratado desde el ámbito de la fisioterapia con masoterapia, punción seca, estiramientos o ejercicio terapéutico, aunque cuando el proceso ya se ha vuelto crónico podemos utilizar la Electrólisis Percutánea Terapéutica EPTE®.

La EPTE® consiste en la aplicación de microcorrientes galvánicas a través de una aguja de acupuntura para que la aplicación sea prácticamente indolora para el paciente. EPTE® es una técnica que se realiza de forma ecoguiada, es decir, guiada a través de un ecógrafo para conseguir la mayor precisión posible en el tratamiento. De esta manera, el fisioterapeuta accede al tejido blando dañado (tendón) e induce así su autorrecuperación. La Electrólisis Percutánea Terapéutica EPTE® es una técnica efectiva, rápida en su aplicación y que acorta los tiempos de recuperación del paciente.

Gracias a la modulación de intensidad (microA/cm2) se genera una inflamación controlada, necesaria para la recuperación.

"Las corrientes de baja intensidad apenas producen un leve cosquilleo en el paciente".

La Electrólisis Percutánea Terapéutica EPTE® activa la primera fase de cualquier proceso regenerativo paralizado en una tendinopatía. Mediante este proceso se destruye el tejido degenerado y se provoca una fase de respuesta inflamatoria, necesaria para todo proceso de regeneración. Es el propio organismo el que inicia su recuperación, inducida por el efecto de la electrólisis.

La Electrólisis Percutánea Terapéutica EPTE® es una técnica para el tratamiento de tendinopatías, tales como rotuliana, supraespinosa o aquílea, además del codo de tenista. No se recomienda aplicar Electrólisis Percutánea Terapéutica en prótesis, personas con marcapasos, embarazadas, procesos oncológicos, afecciones cutáneas o alteraciones neurosensitivas.