Problemas frecuentes tras el parto y como prevenirlos

cabecera-embarazo

El embarazo es un periodo en el que en el cuerpo de la mujer se producen cambios importantes para hacer posible el nacimiento del bebé. El nacimiento tiene lugar durante el parto, un proceso fisiológico y complejo tras el que poco a poco la mamá irá recuperando el estado previo al embarazo. Sin embargo, ésta recuperación puede ser más o menos prolongada según diversos factores, como el estado previo antes del embarazo, la ganancia de peso materna, el ejercicio realizado durante el embarazo, el peso del recién nacido, la duración del periodo expulsivo del parto, la necesidad de instrumental en el parto y el haber sufrido desgarro y/o episiotomía, entre las más importantes.

Vamos a centrarnos en los problemas que surgen con más frecuencia en el suelo pélvico y que son susceptibles de recibir tratamiento de fisioterapia. El suelo pélvico en un conjunto de músculos, ligamentos y fascias que tienen función de contención de las vísceras de la cavidad pélvica, de continencia de orina y heces, sexual y colabora con los músculos abdominales en la estabilización de la columna lumbar y la pelvis entre otras.

Pre-natal exercises. Beautiful pregnant woman exercising while sitting in lotus position

1. PROLAPSO

Así, tras el embarazo y el parto podemos encontrarnos numerosas patologías relacionadas con cada una de las funciones del suelo pélvico. En cuanto a la contención de las vísceras nos podemos encontrar prolapso, que es un descenso de un órgano hacia la vagina. Según el órgano afectado se denominan rectocele (recto), cistocele (vejiga) e histerocele (útero). Hay diversos grados, desde un empuje del órgano hacia la vagina durante un esfuerzo hasta la salida al exterior por la vagina del órgano. Un posible síntoma es tener sensación de peso/bola intravaginal.

2. INCONTINENCIA URINARIA

En cuanto a la contención de orina y de heces nos podemos encontrar incontinencia urinaria, generalmente ligada a los esfuerzos (tos, risa, levantar pesos…), fecal (mucho menos frecuente) y de gases. Las causas pueden ser diversas, pero es habitual que vayan asociadas a una debilidad de la musculatura del suelo pélvico. La debilidad y la falta de tono pueden hacer que la distancia entre las paredes vaginales esté aumentada, en algunos casos haciendo que la vagina se presente abierta al exterior, lo que hace más probable sufrir infecciones urinarias de repetición.

En cuanto a la sexualidad podemos encontrarnos con dispaurenia (dolor durante o después de las relaciones) o con disminución de las sensaciones. En muchos casos la causa la encontramos en las cicatrices por episiotomías o por desgarros.

Young pregnant woman touching her belly

3. PÉRDIDA DE LA COLABORACIÓN FISIOLÓGICA

En cuanto a la colaboración con la musculatura abdominal para la estabilización lumbar y pélvica nos encontramos con números problemas en estas zonas que afectan al suelo pélvico y que inicialmente pueden pasar mas desapercibidos por la paciente, como pueden ser cambios en la lordosis lumbar, en la posición de la pelvis, diástasis abdominal (separación de los músculos rectos del abdomen) y una pérdida de la colaboración fisiológica que se produce entre la musculatura abdominal y el suelo pélvico. Todo esto influye en la postura y una postura incorrecta puede afectar negativamente al suelo pélvico, agravando disfunciones o patologías ya presentes.

"El papel del fisioterapeuta puede mejorar o resolver muchas de estas disfunciones, mediante terapia manual, ejercicios y otras técnicas".

Por todo esto se necesita una valoración completa y un tratamiento adaptado a cada caso y a cada paciente. El papel del fisioterapeuta puede mejorar o resolver muchas de estas disfunciones, mediante terapia manual, ejercicios y otras técnicas. La colaboración de la paciente mediante cambios en el día a día y el seguimiento de las indicaciones del profesional es fundamental para el éxito del tratamiento. Y mamá, tu bienestar es imprescindible para la felicidad de tu bebé.